¿De qué hablo en el blog?

miércoles, 9 de enero de 2013

Tartas de fondant


Con el Año Nuevo… ¡experiencias nuevas! Tal como anuncié en mi último post, me he lanzado al mundo del fondant con la ayuda del libro Decorar Pasteles de Lindy Smith.

Y el resultado son estas dos tartas que os muestro.




Ambas están hechas de bizcocho de chocolate –con la receta del libro-. Como podéis ver en la foto el bizcocho es bastante alto, pues adivinad qué? No lleva ni pizca de levadura… Increíble pero cierto. Cuando hice la masa tuve serias dudas… para empezar por la enorme cantidad de huevos, luego por no llevar levadura… y por último, al verter la masa en el molde y notar que era tremendamente espesa. ¡Cuánto sufrí mientras se horneaba!


Pero os aseguro que el resultado valió la pena. El bizcocho salió alto, robusto, tierno y con un sabor realmente delicioso. Eso sí, usad un chocolate de calidad para que se note más el sabor. Lo bueno del bizcocho es que aguanta bastante, yo tuve un trozo rondando una semana por casa y seguía estando igual de bueno.



Sigo con las tartas que me pierdo... Para “pegar” el fondant al bizcocho es necesario hacer una buttercream. Yo me inspiré de la receta del libro, aunque tengo que reconocer que en la segunda tarta la hice completamente a mi bola –como dice mi pareja, al trun!-. Es muy sencilla y queda bastante buena: azúcar glas, mantequilla y un poco de aroma de vainilla. Las cantidades… pues id viendo la consistencia, la cantidad y el sabor.

¿Cómo fue trabajar el fondant? Pues a ver… tengo que reconocer que a los 15 minutos ya estaba blasfemando y que si no hubiera sido por la santa paciencia del gatito con botas habría enviado la bola de fondant a tomar por saco. Pero bueno, al final me calmé y conseguimos hacer algo decente.

En el libro pone que necesitábamos unos 900gr de fondant para cubrir la tarta, pero como nosotros somos así de chulos primero probamos con 250gr de fondant blanco…con lo que cubrimos la parte de arriba de la tarta, y luego con 180-190gr de fondant naranja hicimos el borde del pastel.



Para hacer las mariposas extendí un poco de fondant naranja y fui jugando con los diferentes moldes de mariposas que me trajó Papá Noel. El acolchado o las costuras, como queráis llamarlo, lo hicimos una de las miles de herramientas que hay para trabajar el fondant que es como una ruedita dentada.



La tarta de las mariposas fue de la prueba. La BUENA era la de taxi, que teníamos que llevar al cumpleaños de mi padre para darle una sorpresa. ¡Y vaya si se la dimos!


En esta hicimos el mismo tándem bizcocho de chocolate + buttercream a boleo. Aquí utilizamos 500gr de fondant amarillo y 100gr de fondant negro para los cuadraditos y el taxi. La forma del taxi la hicimos dibujándolo en papel de hornear y usándolo como plantilla sobre el fondant, que fuimos cortando con un cúter. Las ventanitas y las puertas están pegadas sobre la silueta negra.

Ah! El truco estrella para pegar el fondant entre sí es… el VODKA!!! No se nota el sabor y pega muchísimo.

¿Qué os parece mi primera aproximación al mundo del fondant?