¿De qué hablo en el blog?

lunes, 27 de febrero de 2012

El cafè de les flors


 Empieza una nueva semana. Febrero se acaba y parece que la primavera se deja entrever tímidamente.

Quería contaros que el domingo por la tarde fui con mi chico a una nueva cafetería que han abierto en el barrio de Horta (Baixada de la Plana, 17 baixos, 08032 Barcelona), se llama El café de les flors, y es tan nuevo que todavía huele a pintura (esperemos que se pase pronto).

La cafetería es un negocio familiar (los padres y la hija, supongo). Todos sonrientes pero se nota que no llevan toda la vida metidos en la hostelería. Según me comenta la chica llevan sólo una semana abiertos.

Llama la atención el blanco impoluto del mobiliario que le confiere un aspecto entre colonial y parisino. Muy cosy. Mesas, sillas y barra de color blanco combinadas de forma armoniosa con paredes color malva oscuro y arena. También me gusta la barra, toda de madera blanca con sus lámparas, su cafetera, su reloj forjado y las el aparador de pastitas. La pega es que se ve demasiado el fregadero y le quita un poco de glamour.

Hay unas 12 mesas dentro y alguna más fuera, además, al fondo hay un par de mesas con sillones de piel marrón, ideales para reunirse con los amigos y charlar. A las 19.20 de un domingo estaba lleno lo que me parece de lo más normal puesto que el precio es bastante razonable, y es una buena opción para tomar algo un domingo por la tarde, ya que en Horta estamos bastante escasos de cafeterías, exceptuando los clásicos Jamaica y La Panera.

 
Paso a la carta. Encontramos lo típico de todas las cafeterías: cafés, chocolates, tés (hay unas 12 variedades y algunos son bastante exóticos), pastas (croissants, muffins, cañas de crema y chocolate, napolitanas, etc.), refrescos, y, supongo que para el mediodía, una carta de ensaladas y bocadillos, que todo hay que decirlo pintan muy muy bien.

Según el panfleto del local que tienen a la entrada, disponen de sala de lectura (supongo que es la zona donde están los sillones) y wi-fi gratis.

Lo recomendaría? Sí. Es un sitio tranquilo, perfecto para tomarse un té o un café y charlar con las amigas o la pareja. Pero como puntos mejorables añadiría:

-El molesto olor a pintura. Sí, es temporal pero me sigue molestando.

-Té que no fueran de bolsita sino a granel. Podrían llegar a algún acuerdo con Bebe-té, la tea shop que está a 5min y de la que ya os he hablado, y hacer negocio, de ese modo consumiríamos tés de calidad y ellas podrían promocionarse mutuamente.

-Tartas caseras, esto les daría un toque más casero y chic al mismo tiempo. Estoy por bajarle algunas de las mías y hacer negocio yo también. Lo consultaré con la almohada...

Espero que vayáis, el sitio me gusta para bajar a leer alguna tarde y no quiero que lo cierren para poner otra tienda de los chinos.

¡Feliz lunes a todos!

domingo, 26 de febrero de 2012

Una comida a la italiana: RISOTTO y TIRAMISÚ


El fin de semana toca a su fin, pero para animaros os propongo dos recetas sencillas (TIRAMISÚ y RISOTTO) que transformarán un día aburrido en un interesante viaje a Italia.

Como durante la semana no tengo mucho tiempo para cocinar, los findes intento hacer cosas elaboradas y que me ayuden a salir de la rutina. Este fin de semana ha sido más bien italiano así que he hecho: pizza casera, tiramisú y risotto.

La receta de la pizza no la voy a poner porque es demasiado fácil: harina especial para pizzas, agua, aceite y sal... mezclar... dejar reposar... y extender la masa. Probadlo y no volveréis a llamar a Telepizza.

El tiramisú está mucho mejor si lo hacéis de un día para el otro; así que tened un poquito de previsión y hacedlo 1 o 2 días antes de cuando tengáis previsto consumirlo.

Yo no había hecho nunca este postre porque me daba un poco de miedo lo de montar las claras -antes no tenía varillas eléctricas-, pero he descubierto que es súper fácil y rápido de hacer. Ahí va la primera receta:

TIRAMISÚ (Para 6 personas)

Ingredientes: 2 claras de huevo, 4 yemas, 100gr de azúcar, 450gr de mascarpone, 10 bizcochos de soletilla (yo he utilizado los savoiardi), unas 10 tacitas de café bien fuerte, 4 cuadraditos de chocolate negro fondant y cacao en polvo para espolvorear (Valor sin azúcar).

Elaboración:
En primer lugar, hay que preparar unas 2 cafeteras de café bien fuerte. Y dejar que el café se enfríe un poquito.

Después, cogemos un recipiente grande y batimos las yemas con el azúcar hasta tener una crema algo espumosa. Poco a poco le vamos añadiendo el mascarpone y continuamos batiendo.

Cogemos otro recipiente y montamos las claras a punto de nieve con una pizca de sal. Cuando estén bien firmes las incorporamos a la mezcla que tenemos en el recipiente grande y lo mezclamos bien. [En muchas recetas primero montan las claras y luego hacen la otra mezcla, pero personalmente pienso que en este orden es mejor ya que las claras no se bajan ni sueltan liquidillo]

Cogemos un molde rectangular y añadimos una capa de bizcochos savoiardi (yo utilicé 10) en el fondo y los empapamos con el café. Los bizcochos deberán quedar tiernos pero mantener el centro un poco duro. Si os pasáis echando café, el tiramisú quedará demasiado líquido y los bizcochos se irán deshaciendo.

Cubrimos los bizcochos con una capa de la crema de mascarpone y rayamos los cuadraditos de chocolate negro por encima. No uséis todo el chocolate, reservad un poco para la próxima capa. Hecho esto, añadimos una capa más de bizcochos (otros 10) que ya habréis empapado previamente en café. Aquí le ponemos una capa bien gruesa de crema. Mezclamos una cucharada de chocolate en polvo Valor con el chocolate rayado (a mí me pierde el chocolate así que no escatimo...) y lo espolvoreamos por encima.

Lo metemos en la nevera y como muy pronto lo consumiremos pasadas 4 horas, no obstante, intentad resistiros a la tentación (es grande, lo sé!) y esperaos hasta el día siguiente. Y... ¡A disfrutar vuestro TIRAMISÚ!

¡Ojo! En muchas recetas se le añade amaretto para empapar los bizcochos, pero como a mí no me gusta, sólo le puse café.

Y la segunda receta es más larga de hacer -aquellos que no tengáis paciencia absteneros de hacer risotto- pero es bien simple.

RISOTTO DE SETAS Y ESPÁRRAGOS VERDES 

(Para 2 personas; si sois más, sólo tenéis que aumentar las cantidades aunque tampoco os emocionéis porque mi pareja y yo solemos hacer platos abundantes)

Ingredientes : 180gr de arroz bomba, ½ litro de caldo vegetal (podéis comprarlo hecho o hacerlo vosotros. Nosotros lo hicimos en casa para así tener reservas de caldo y hacer puré con las verduras), 50gr de setas shitake deshidratadas (podéis usar champiñones normales, pero las shitakes le dan más sabor) 80gr de espárragos verdes, 2 cebollas charlotas (o 1 de las normales), 1 diente de ajo, 20gr de queso parmesano, 2 cucharadas de aceite de oliva, sal y un vasito de vino blanco.

Elaboración:
Hay que picar la cebolla y sofreírla en una cazuela con aceite hasta que quede pochada. Añadimos el ajo picadito, las setas cortadas bien finas y los espárragos verdes troceados. Rehogamos las verduras y luego le añadimos el arroz. Lo removemos bien durante un minuto para que el arroz se impregne bien del sofrito. Echamos el vasito de vino y removemos. 

A luego lento vamos incorporando el caldo cacito a cacito. Este es el momento en el que debemos ser pacientes. El arroz tiene que ir absorbiendo poco a poco el caldo, por tanto, hay que vigilar que el arroz no se quede sin caldo pero tampoco ahogarlo. Tiene que quedar cremoso y al punto, ni caldoso ni blanduchón. Esto nos llevará unos 20 minutos aproximadamente. Tenéis que ir removiendo el arroz delicadamente para que se vaya hinchando y coja el sabor de las verduras y del caldo.

Cuando esté prácticamente listo le añadimos sal al gusto y removeremos. Y justo antes de servir le añadiremos el parmesano. La idea es que el arroz quede bastante cremoso y que el queso se funda lentamente. Le damos un par de vueltas en la cacerola y ya tenemos listo nuestro risotto.



Un vez más espero que disfrutéis de mis recetas y de la buena cocina. Con tiempo y ganas es muy sencillo comer bien.


Os dejo que voy a una cafetería nueva de la que me han hablado... mañana os contaré qué tal.

lunes, 20 de febrero de 2012

JAPÓN en tu cocina: cómo hacer SUSHI

He tenido esto un poco abandonado estos días pero vuelvo con una receta que os encantará a los amantes de la comida japonesa: SUSHI CASERO.

El sábado vinieron unos amigos a comer a casa y como nos gusta lucirnos decidimos preparar una deliciosa comida asiática. Como pica-pica servimos las típicas cortezas que sirven en los restaurantes chinos – fritas por nosotros-, como primer plato un surtido de makis –atún, salmón, salmón ahumado con philadelphia y californian rolls-, de segundo un wok de tallarines, y de postre té y Mochis de té verde y de taro.

Hoy me voy a centrar en explicaros cómo hacer los makis y los californian rolls (para 5 personas aprox). No es difícil, sólo requiere paciencia.

7 hojas de algas nori
½ de arroz para sushi
3 cucharadas de preparado de vinagre para sushi
1 lomo de salmón (en La Sirena los venden y salen genial)
3 taquitos de atún (La Sirena)
1 paquete de salmón ahumado
40 gr de queso para untar (tipo Philadelphia)
5 palitos de surimi (palitos de cangrejo)
1 aguacate
1 pepino
Mayonesa
Wasabi
Sésamo

En primer lugar, hay que lavar el arroz hasta que suelte todo el almidón. Hay que hacerlo con una cacerola debajo, y estará listo cuando el agua ya no salga blanca (unos 20 minutos). Una vez lavado lo dejamos reposar entre 10 y 20 minutos. Dependerá de vuestra paciencia.

Luego ponemos el arroz en un cazo con agua hirviendo que lo cubra y pase unos dos dedos, y se cuece a fuego lento durante 12 minutos (hay que vigilarlo) hasta que el arroz absorba el agua. Pasado este tiempo, apagamos el fuego, lo dejamos reposar unos 10 minutos más. Lo escurrimos y añadimos el preparado de vinagre. Remover lentamente, sin espachurrar el arroz. Dejamos que se enfríe.

Mientras se enfría cortamos el surimi en trocitos muy pequeños y lo mezclamos con un poco de mayonesa y wasabi (al gusto).

Troceamos el aguacate y el pepino en tiras. Del pepino utilizad las zonas que no tienen pepitas o que tengan pocas.

Aprovechamos también para trocear el salmón y el atún.

Ponemos la esterilla y sobre ella extendemos el alga nori. Nos mojamos un poquito las manos y vamos cogiendo pedacitos de arroz hasta cubrir toda el alga. Hay que llenarla bien en los extremos, y dejar un dedo sin arroz tanto arriba como abajo para poder enrollarlo mejor.

Para los californian rolls: una vez tenemos el alga y el arroz encima, ponemos primer la tira de pepino. Al lado ponemos una línea de surimi y sobre éste colocamos el aguacate. Si queréis podéis espolvorear un poco de sésamo. Con ayuda de la esterilla cerramos el alga enrollándola. Una vez enrollada, mojaos un poquito las manos y sellad el “cierre” con agua para que el alga quede bien pegadita y no se abra.

Para los makis de atún y salmón: cortamos ¼ del alga y desechamos esta parte, extendemos el arroz sobre los ¾ restantes de alga, colocamos el atún o el salmón, untamos un poquito de wasabi por encima y lo enrollamos todo con ayuda de la esterilla. Si os fijáis en las fotos son más pequeñitos que los otros.
Para los makis de salmón ahumado: una vez tenemos el alga y el arroz encima, espolvoreamos un poco de sésamo, extendemos el salmón ahumado y lo untamos con el queso.
Lo enrollamos y listo.

Os quedarán unos rollos bastante grandes. Los metéis en la nevera un par de horitas para que se asienten, así luego será más fácil cortarlos. Tendréis que cortarlos de más o menos un dedo de grosor. ¡DELICIOSOS!





Después de esta receta, os dejo algunos de los supermercados asiáticos a los que suelo ir a comprar:

-         Yang Kuang: Pg Sant Joan 12, Barcelona. Metro Arc de Triomf. (Mucha variedad, buen precio, etiquetado “confuso” las traducciones son un poco chapuceras, cambian las marcas a menudo)
-         Supermercado asiático japones y vietnamita Gràcia: C/ Gran de Gracia. Saliendo del Metro Fontana, cruzas de acera, caminas 5min y llegas. (Pequeño pero matón. Algo más caro que el anterior, mucha variedad aunque poca cantidad de cada producto, buen asesoramiento por los vendedores).

-         Tokyo-ya: http://tokyo-ya.es/tienda/catalog/index.php. (A mi me parece caro, pero los productos son de calidad).
-         Alimentación Oriental Dong Fang: c/ Balmes 6. Metro Plaza Cataluña. (No muy grande, muchos productos, precios algo altos debido a la afluencia de clientela extranjera, además de productos chinos y japoneses, hay muchas cosas indias y tailandesas).

martes, 14 de febrero de 2012

¡Pero mira que tú estás buena, y mira que tú estás dura!

Empieza la operación bikini. ¿En febrero? Pues sí, si esperamos hasta junio nos estresaremos, querremos resultados en poco tiempo y al no verlos nos frustraremos. Así que todos a desenterrar las bambas y las mallas, y ¡a darle duro!

Yo estoy apuntada al gimnasio, y voy a clases dirigidas siempre porque como no tengo fuerza de voluntad si tuviera que estar en sala “auto animándome”... Lo dejaría todo y me iría a picotear algo de chocolate.

Por experiencia, las clases que mejor resultado dan si quieres perder peso y/o definir músculo son: BodyPump, BodyCombat y Spinning.
Las dos primeras son de LesMills (http://www.lesmills.com/), ahora os las explico:

El BodyPump es una clase que se realiza con una barra y discos de pesos variados, adaptables a cada nivel de entrenamiento, en la que sigues una “coreografía” que se cambia cada 3 meses. El objetivo es que durante el entrenamiento puedas ir subiendo el peso progresivamente para no estancar el músculo. Con esta clase fortaleces, tonificas y definies la musculatura de todo el cuerpo a través de la combinación de técnicas de musculación y de ejercicios fisio-terapéuticos que determinan una mejora notable en la postura corporal. Verás resultados en muy poquito tiempo.

Recomendación a los cachitas: por mucho peso que os pongáis en la sala de peso libre, esto NO es lo mismo. Son repeticiones muy rápidas, lo importarte es hacer bien el ejercicio, no cargarse mucho y luego lesionarse las lumbares.


El BodyCombat es un programa de entrenamiento aeróbico que tiene su origen en las artes marciales. Está pensado para elevar tu intensidad de trabajo  y nivel de condición física. Los movimientos especiales de brazos y piernas lo convierten en un entreno que tonifica y fortalece tu musculatura. Asimismo, mejora tu capacidad cardiovascular, la coordinación, la fuerza muscular, la agilidad, la flexibilidad y el equilibrio. Y de media quemas unas 737Kcal.

Personalmente, prefiero el BodyPump (mi esposo-mantecoso prefiere el BodyCombat). Yendo unas 2 veces por semana, al mes notas unos resultados espectaculares (si eres constante, y vas subiendo progresivamente el peso). El problema es que la gente que va el primer día, al siguiente tiene unas agujetas de morirse y lo deja; y para los que van de continuo y si dejas de ir 2-3 semanas la próxima vez que vuelvas a clase será un calvario para tu cuerpo.

Basado en un hecho real: Por diversos motivos yo he tenido que estar prácticamente 2 meses sin ir. Ayer volví y hoy estoy viendo las estrellas cada vez que doy un paso. Pero tranquilos, ¡en un par de días esto se pasa!

Y luego tenemos el Spinning, que es la típica clase sobre bici estática con música cañera. Sudas la gota gorda y se te ponen unas piernas magníficas. Siempre y cuando os vayáis cargando resistencia…

Recomendación: compraos unas bambas con calas (especiales para bici, vas enganchado al pedal) ya que el pedaleo es mucho más fluido, trabajas más y te cansas menos. Y las chicas, compraos un culotte de bici. Haced una clase a tope con mallas normales y entenderéis porque lo digo!

En resumen, haciendo estas clases unas 3-4 veces por semana conseguiréis resultados, estaréis menos estresados, os gustaréis más a vosotros mismos y ¿quién sabe? ¡Quizás encontréis el amor! El mío surgió entre las pesas del BodyPump. ;-)

Y luego, para aquellos que vayáis más estresados os recomiendo el BodyBalance, que combina técnicas de yoga, taichi y Pilates, trabajas los músculos, corriges la postulas y relajas tu mente. Una buena idea para los viernes por la tarde o los domingos. Además quemas unas 390kcal.

¡Dadle duro y feliz martes!

P.D. No he dedicado este post a San Valentín porque paso bastante. ¡Yo estoy enamorada todos los días el año!  

P.D.2: El título del post pertenece a la canción "Rain it's over me" que es HORRIBLE pero como en spinning la ponen bastante, he pensado que iba bien con el tema.




viernes, 10 de febrero de 2012

El Taronget

¡Ya ha llegado el viernes!

Esta tarde me toca guardia así que tengo que estar en el despacho, por eso aprovecho para escribir estas líneas.

Normalmente, al mediodía voy a comer a casa de mis padres pero hoy no me apetecía así que he quedado con una buena amiga para comer. Como trabajo todo el día buscábamos un sitio cercano y mis compañeros me recomendaron El Taronget (http://www.eltaronget.com/), un pequeño restaurante llevado por unos argentinos que hacen cocina italiana biológica.

El restaurante en cuestión está en el Pasaje de Luis Pellicer, número 24, 08036 Barcelona. Un poquito por debajo de la Diagonal y antes de llegar a la Plaza Francesc Macià.

Hemos elegido el menú de mediodía que cuesta 11-€, y en el que se ofrecen 3 primero y 3 segundos, postre y bebida. Mi amiga y yo hemos elegido lo mismo:

De primero, una ensalada de queso de cabra. Han tardado bastante en servirnos, sobre todo teniendo en cuenta que es un plato frío y que en el local hay apenas 7-8 mesas. La ensalada estaba compuesta por un mezclum (rúcula, escarola, lechuga, etc.), rodajas de manzana, queso rulo de cabra y una magnífica salsa de mostaza. Al ver tanta mostaza me he asustado un poco, pero al probarla… todas mis dudas se han disipado. ¡Riquísima! Le daba un toque muy especial a la ensalada. Os dejo una foto (la calidad no es muy estupenda, porque entre la luz y mi blackerry troncomóvil…).

De segundo hemos pedido un risotto de espárragos. Mis compañeros me dijeron que es lo que mejor preparan allí y me he lanzado. Han tardado una eternidad en servirnos, y la ración no era muy abundante, pero os aseguro que disfrutas cada grano de arroz. Estaba en su punto, ni muy hecho ni muy entero. Y el sabor… delicioso. Llevaba espárragos trigueros y tomates cherry troceados, el sabor era intenso pero sin robarle protagonismo al arroz. Me ha encantado.

Y de postre nos han ofrecido varias cosas: pudding, tarta, tiramisú (suplemento de 1€) y una copa con queso fresco, fresas y chocolate. ¿Ya sabéis que hemos pedido? Exacto, las fresas con queso y chocolate. Me ha parecido muy interesante el toque que le daba el queso, ya que tenía un toque amargo, pero combinado con la fruta y el chocolate con leche estaba genial.

Luego hemos pedido un té rojo que no tenía nada de especial porque era de estos que vienen en bolsita y saben a cartón mojado, pero bueno… podría haber sido peor.

El servicio como ya os he dicho es bastante mejorable (ya me habían advertido), son lentos, despistados y demasiado ruidosos, pero como mínimo no son los típicos camareros/cocineros súper estirados que te hacen sentir incómodo.

En resumen, ¿lo recomendaría? Yo creo que sí.

Se come bien, y no es caro. Eso sí, si no os gusta el menú no tenéis opción carta (a pesar de que según su página web sí la hay). A aquellos que les gusten los restaurantes “divinísimos” no creo que nos apasione el sitio, y a aquellos que les van las comidas copiosas tampoco. Pero si buscáis un sitio acogedor, ambiente casero y buena comida, ya sabéis donde tenéis que ir, ¡a El Taronget!
       Y ahora… voy a trabajar un poquito.




jueves, 9 de febrero de 2012

Las Torrijas contra mí

Hay días en que parece que todo está en tu contra y que las fuerzas del universo quieren impedir que consigas tus propósitos. Pues bien, ayer fue uno de esos días.

Lo que me propuse hacer no era nada épico ni trascendental, eran unas sencillas torrijas... Pero por Dios ¡lo que costaron!

Al salir del despacho no me sentía animada para ir al gym así que decidí dar rienda suelta a mi vena glotona y hacer torrijas al llegar a casa.

Salí del metro, compré el pan en un sitio donde suelen hacerlo más duro que una piedra (ideal torrijas) y resulta que ese día les había dado por hacerlo tiernecito (Obstáculo 1).

Llegué a casa e intenté mirar en el pc mi receta de torrijas. La pantalla no iba, ¡perfecto!(Obstáculo 2). Obviamente, cuando ya no necesité el pc se puso a funcionar correctamente.

Cogí un cazo, vertí 1litro de leche, 100gr de azúcar, 1 ramita de canela y un pelín de ralladura de limón. Esto hay que calentarlo hasta que la leche dé un hervor. Pues bien, mi leche era tímida. 20min mirando el cazo y la leche seguía sin hervir y la vitro haciendo ruidos extraños. Decidí cambiarlo de fogón para que cogiera más potencia. Y nada, ahí seguía la leche, ¡tan campante!

Para aprovechar el tiempo, me puse a hacer la cena. Y claro, la tímida leche decidió que ese era el momento perfecto para dar su hervor. ¡Y vaya si lo dio! Estoy segura de que ha habido erupciones de volcanes menos potentes... Resultado: toda la vitro llena de leche. Bonus extra: la leche se requemó en el fogón de la vitro y creó una preciosa costra. (Mega obstáculo 3).

Puse a enfriar la leche, corté el pan en rebanadas de 1cm y medio, y las empapé con la leche durante un rato.

Puse incienso para disimular el olor a chamusquina, y que mi esposo-mantecoso no se diese cuenta del desastre (¡menuda paliza de limpiar que me pegué!).

Una vez las rebanas están bien empapadas, hay que batir un huevo y rebozarlas con él antes de freírlas. Eso siempre que tengas huevos en casa (Obstáculo 4). Así que me encontré con que había montado todo el desastre para nada, porque no me quedaban huevos (un aplauso para mí por no comprobarlo antes).

Cuando llegó mi maridito me vio deprimida con el "pan mojao" y lo mandé a pedirles un huevo a los vecinos. (Se lo pidió prestado, supongo que luego irá a devolverles la cáscara…).

Conseguido el preciado huevo, calenté aceite (yo usé de girasol pero muchas recetas usan el de oliva), rebocé las rebanadas y las freí. Las puse en un papel absorbente y las espolvoreé con canela y azúcar.

En fin, que salieron deliciosas. Nos las comimos de postre, aún calentitas y hoy nos hemos preparado unos Tupper para almorzárnoslas en el trabajo.

Resumiendo, como habéis podido comprobar es un postre muy sencillo, apto para torpes y despistados! Y está riquísimo!

Espero que os decidáis a hacerlas, eso sí, revisad que tengáis todos los ingredientes en casa y que vuestra tímida leche no pretenda darlo todo a vuestras espaldas.

Feliz jueves!!!

P.D. Os he marcado los ingredientes en otro color, y el modo de hacerlas lo tenéis a medida que vais leyendo. Es mejor dejar el pan de un día para otro, o un par de días, porque si está demasiado tierno, al empaparlas con la leche pueden quedar demasiado blandas y es más difícil freírlas sin que se desmoronen.

martes, 7 de febrero de 2012

Té-adicta


Como podéis deducir leyendo el título de este post soy una gran amante del té.

El origen de mi relación de amor con esta magnífica bebida se debe por un lado, a que el café no suele sentarme demasiado bien, y por otro, a que cuando me sienta bien, causa en mí un "efecto gremlin", es decir, que me pongo extremadamente revoltosa y luego no hay quien me aguante (podéis pedirle referencias a mi madre y a mi esposo-mantecoso).

En mi familia hay cero cultura tetera. Para ellos un buen té es una manzanilla o un poleo. Así que cuando decidí dar el paso y comprarme un hervidor de agua... Supuso una gran revolución!!

En Francia me sedujeron las sofisticadas teterías, los preciosos botes, las delicadas esencias... En Marruecos me volví adicta al aromático té moruno... En Londres me maravillé con las mil variedades de té que allí vendían, especialmente del negro. Y de vuelta a Barcelona... Me volví loca buscando tiendas especializadas donde comprar los productos necesarios para convertir esta simple bebida en mi pasión.

Empecé comprando en Tea Shop (http://www.teashop.es/) pero lo cierto es que me parece excesivamente caro. Así que merodeando por las calles de Horta encontré mi nueva tienda fetiche: Bebe-té.

Esta tienda situada detrás del Mercado de Horta vende muchísimas variedades de té negro, rojo, blanco, verde y azul. Y también un elevado número de infusiones y chocolates. Y lo mejor es que no son nada caros! (No, no me pagan por hacer publicidad).

La verdad es que he probado muchos y no sabría elegir sólo uno, así que os dejo mi lista de favoritos:

- Té verde con chocolate blanco y canela (ideal para los días fríos).

- Té negro pakistaní (fuerte, especiado, perfecto para desayunar con una nube de leche).

-Té rojo jardín de rosas (su aroma te transporta a otras épocas, perfecto para la merienda)

- Silueta de verano (una mezcla de verde y rojo, con manzana, kiwi y fresa. Ultra depurativo, quemagrasas y delicioso!)

Recientemente han abierto su tienda On-line así que os dejo el link para que podáis ver las variedades que venden y os volváis unos té-adictos como yo. http://www.bebe-te.com/

Lo último que quería deciros es que el té no sólo sirve para beber, también puedes utilizarlo para decorar. Para muestra un botón: aquí tenéis una foto de las estanterías de mi salón donde todo lo que veis son botes de té. Y la tetera con sus tacitas, claro.

[Afortunadamente, comparto mi vida con otro adicto al té!! Será verdad eso de Dios los cría y ellos se juntan...]

Os dejo, que acabo de llegar al despacho y el cuerpo me está pidiendo a gritos un Rooibos.

Feliz martes!


lunes, 6 de febrero de 2012

DRÁCULA

Y otra vez lunes…y además hace frío.

Como cada mañana he cogido el metro para ir a trabajar, y como al cabo de la semana son muchas horas, suelo aprovechar para leer, así me culturizo un poco y me “evado” de la realidad rutinaria a la que me dirijo.

Hace un par de semanas desenterré el libro de Drácula que mi esposo-mantecoso me había regalado y decidí empezar a leérmelo. La verdad es que no estaba muy entusiasmada ya que he visto mil películas de vampiros y no esperaba nada “sorprendente”.

Supongo que la mayoría de vosotros habéis visto la película de DRÁCULA (esa en que sale Keanu Reeves sin levita de cuero y Gary Olman con moñetes) y tantas otras películas de vampiros. Yo también las he visto porque siempre me ha encantado ese mundillo -que conste que no soy ni gótica, ni emo, ni nada que se le asemeje-. Pero es que lo encuentro tan oscuro y seductor, no sé, la piel pálida, los dientes blancos, los labios rojos… So hot! En fin, que me voy por los cerros de Úbeda.

Tras haber leído unas doscientas páginas de la novela, tengo que decir que estoy totalmente absorta por ella. La narrativa es magnífica –adoro el modo diario en que todo está escrito-. Bram Stoker consigue que te metas en la piel de los personales y sientas con ellos el temor, el anhelo, la excitación, la rabia… Me encanta.

Por tanto, aprovecho esta entrada para recomendaros, a aquellos que no lo hayas hecho ya, que lo leáis ya que a pesar de haber visto la película no os decepcionará.

Ay! Iba a obviar esta última parte, pero no puedo resistirme a decirlo. EL LIBRO SIEMPRE ES MEJOR QUE LA PELÍCULA

(De momento la única excepción que he encontrado es El niño con el pijama de rayas, en el que la película es conmovedora y sin embargo, el libro es… caótico. El escritor no sabe si es un niño inocente de 8 años, un adolescente marisabillo o un hombre hecho y derecho. Horrible.)

Lo dicho, feliz lunes a tod@s y feliz lectura

viernes, 3 de febrero de 2012

GUINNESS CAKE

Hola a tod@s,

Nunca antes me había planteado escribir un blog porque soy bastante inconstante para estar cosas, pero desde hace unos meses me apetece compartir con la gente mis recetas, mis libros, mi música…

Lo cierto es que no sé si le interesará a alguien, pero a mi me hace ilusión así que ¡a ello voy!

Este domingo es mi cumpleaños. 24 primaveras. Para celebrarlo he hecho un pastel para mis compañeros de despacho. ¡Y les ha encantado! (Con un poco de suerte los haré adictos a mis tartas y me renovarán el contrato). Para ser totalmente sincera, no habría podido hacer el pastel sin la inestimable ayuda de mi chico (mil gracias, cielo!).

En el despacho ha triunfado tanto que me han pedido la receta, así voy a compartirla también con vosotros para que podáis disfrutarla.

El pastel es de chocolate y Guinness, con un delicioso frosting de queso y nata. Este pastel lo probé este verano en Londres, y a mi vuelta a Barcelona no paré hasta encontrar la receta ideal e intentarlo en casa. Et voilà! Se ha convertido en uno de mis “cakes” estrella.


-GUINNESS CAKE-


Ingredientes para el bizcocho preferible 24 a 26 cm. diámetro:
250 ml. de cerveza negra Guinness
250 grl de mantequilla (o margarina, lo que tengáis en casa)
75 gr. de caco en polvo tamizado (Valor sin azúcar, sino queda demasiado dulce)
350 gr. de azúcar
140 ml. de nata líquida para montar 35% MG
2 huevos grandes
1 cucharadita de vainilla líquida (yo prefiero la vainilla en polvo, y se pone junto los ingredientes secos)
250 gr. de harina de repostería tamizada
2,5 cucharadas de bicarbonato

* Es importante que separéis los ingredientes secos de los húmedos. Y que vayáis incorporandolo todo según la receta. Al llevar cerveza es un poco “delicado”.

Ingredientes para el frosting (Sale mucho frosting, así que podéis hacer menos, si preferís)

300 gr. de queso tipo Philadelpia
150 gr. de azúcar glas (o poner 110gr de azúcar glas + 10gr de azúcar avainillada)
400 ml. de nata líquida de 35 % para montar


Preparación del bizcocho:
En un cazo ponemos a calentar a fuego bajo, sin que nos llegue a hervir la mantequilla cortada a trozos y la cerveza.
Vamos moviendo hasta que se derrite la mantequilla, retiramos del fuego y reservamos.
En un bol ponemos el azúcar, la harina y cacao tamizados, bicarbonato y mezclamos todo bien hasta tener un color uniforme.
En otro bol ponemos todos los ingredientes líquidos: nata líquida, los huevos, la vainilla y batimos todo bien (se puede hacer con la batidora de varillas aunque yo lo hago a mano). Incorporamos la cerveza mezclada con la mantequilla (estará tibia) y lo integramos todo bien
Incorporamos a la masa líquida los ingredientes secos. Mezclamos todo hasta tener una masa uniforme.  (El resultado es bastante líquido, no os asustéis)
Distribuimos la masa en un molde preparado con mantequilla y harina e introducimos en el horno que estará precalentado a 180º unos 50 a 60 minutos.
(Más o menos 1h, dependerá del horno y de lo grande que sea el molde. Para saber si está listo hay que meterle un palillo y si sale seco ya está!).
Sacamos, dejamos enfriar, desmoldamos y lo ponemos en el plato donde vayamos a servir y presentar nuestra tarta. (Si queréis ponerle frosting dentro, hay que esperar que se enfríe y luego partirlo por la mitad –venden unos arcos para cortar pasteles, aunque podéis hacerlo con cuchillo si tenéis buen pulso).

Preparamos el frosting:
Monta la nata con la batidora o a mano. Añadir el queso gradualmente y el azúcar. Id probándolo para que quede a vuestro gusto de azúcar y acidez. No tiene que ser súper dulce. Los movimientos tienen que ser suaves porque sino se bajará la nata y quedará demasiado líquido. Tiene que quedar un poco compacto. Antes de ponerlo sobre el pastel, hay que meterlo un poco en la nevera para que quede más firme.

Una vez este hecho y montado todo el pastel, es mejor ponerlo en la nevera mínimo unas 2h. La decoración es totalmente personal. El original sólo lleva frosting arriba y nada más… pero podéis ponerle unas virutas de chocolate, un poco de cacao sin azúcar espolvoreado… ;-) DISFRUTADLO!!!