¿De qué hablo en el blog?

martes, 1 de octubre de 2013

Restaurante La Tata

Hola a todos,

Seguro que habéis visto estos días la promoción de El Tenedor, web a través de la cual podéis reservas en varios restaurantes de la ciudad con un descuento del 50% en la carta.

Personalmente me encantan este tipo de promociones ya que te permiten conocer nuevos restaurantes a los que normalmente no irías porque tu VISA se suicidaría. 

Otra forma de comer bien y barato, es comprando los bonos promocionales que suelen aparecer en Groupalia, Grupon, Letsbonus, etc. Vale, esto es un poco más arriesgado porque hay sitios que están genial y otros que son un bodrio... yo os quería hablar de uno de esos sitios en los que se come genial y por un precio moderado.

Para el cumpleaños de mi pareja, mis padres nos regalaron 2 vales para ir a comer a La Tata (http://latatabarcelona.com/), restaurante de los de toda la vida, con cocina tradicional que encontraremos en la c/ Calabria, nº 69.


El menú estaba al 50% y su precio final era de 13,50€ por persona. Entraba primero, segundo, postre y bebida.

Primeros:
Fideuá con chipirones en su tinta y alioli
Crema de alcachofas
Surtido de quesos y patés
Timbal de gambas y mejillones al vapor

Segundos:
Medallón de solomillo de ternera con patatas
Entrecot de Girona a la brasa
Calamarcitos de playa
Jarrete de ternera

Postres:
Crema catalana
Pudín casero
Sorbete de limón

Como veis el menú era bastante variado y completito.  Los dos teníamos antojo de fideuá y la pedimos. La ración no era muy abundante pero sí lo suficiente como para quedarte bien, y de sabor riquísima (aunque la fideuá de mi amorcito es la mejor del mundo mundial, tenía que decirlo!). El alioli estaba de escándalo.


De segundo yo me pedí los calamarcitos. 6 calamares de playa frescos y hechos a la plancha con el condimento justo de ajo y perejil, acompañados de patatas. No soy muy fan de las patatas pero estaban buenas, y los calamares RIQUÍSIMOS.

Mi pareja se pidió el medallón de solomillo. El trozo era bastante correcto y la salsa que lo cubría estaba para no parar de mojar pan en tres días (creo que era una reducción de Pedro Ximénez). La carne estaba tierna y jugosa, y las patatas muy bien hechas. También llevaba unos "hilillos" de cebolla frita.


El postre me patinó un poco, yo pedí el pudín y era... pues eso, un pudín normalito. Por el contrario, la crema catalana sí que estaba bien buena. Con azúcar quemado de verdad, no esas cosas raras y medio amargas que le echan en algunos sitios. 


Conclusión: os recomiendo totalmente este restaurante. Es ideal para visitarlo después de haber hecho un poco de shopping por las Arenas. La decoración muy cassonala y el restaurante lleno de clientes habituales, lo que es señal de fresca, de calidad y de precios más que razonables.

Pudimos ver que el menú del día son unos 12-13€ y tenía también muy buena pinta. 

Así que si estáis por la zona y os entra el gusanillo... ya sabéis donde ir!

No hay comentarios:

Publicar un comentario