¿De qué hablo en el blog?

domingo, 18 de marzo de 2012

CARROT CAKE

Hace días que no cuelgo recetas así que hoy voy a compartir con vosotros otra de mis tartas.

Este fin de semana mi esposo-mantecoso y yo decidimos hacer una Carrot Cake para llevarla a una comida familiar, y de paso llevar algún trocito al trabajo para endulzarnos el lunes. 

Esta tarta la descubrí en Londres y aunque al principio me mostré reticente porque eso de que estuviese hecha de zanahoria no me seducía mucho, al probarla pensé que era una de las mejores tartas que había comido nunca. 
No se nota el sabor a zanahoria así que ¡no os asustéis! Lo que hace es darle un frescor que no tienen el resto de bizcochos. Y el frosting…¡simplemente me vuelve loca!

 Esta es una de nuestras "tartas estrella", cada vez que la hemos hecho ha triunfado. Os cuelgo las fotos del proceso y de la tarta que hemos hecho hoy y también alguna foto más de la tarta en otras ocasiones (la primera vez que la preparamos y la que hicimos para celebrar el Año Nuevo con mi familia).

 Espero que os guste la receta y que os animéis a hacerla. No es nada difícil –aunque sí algo laboriosa- y está increíblemente buena. 
INGREDIENTES (Molde de 28 cm. Diámetro)
BIZCOCHO
FROSTING
100 gr. nueces
340 gr. zanahorias
200 gr. harina de repostería
80 gr. harina integral
4 huevos
150 gr. azúcar
150 gr. azúcar moreno
240 ml. de aceite de girasol
2 cdtas. de azúcar avainillada
1 cdta. de bicarbonato
2 cdtas. de levadura
1/2 cdta. de sal
3 cdtas. de canela
300 gr. queso crema tipo Philadelphia
100 gr. azúcar glas
100gr. azúcar normal pasado por la batidora
20gr. de azúcar avainillada
50 gr. mantequilla
350 ml. nata Líquida (para montar)

















Preparación del bizcocho:
Primero, hay que trocear y picar las zanahorias y las nueces y las reservamos.
En un bol, ponemos los dos tipos de harina (hay que tamizarla previamente para que no queden grumos), el bicarbonato, la levadura, la sal, la vainilla y la canela para integrar todos los ingredientes y que nos quede una mezcla homogénea.

En otro bol, mezclaremos los huevos junto con el azúcar hasta que quede una masa espumosa -como en mi versión utilizo una mayor proporción de azúcar moreno, la masa queda marroncita-, luego añadiremos el aceite -en el pastel de hoy he tenido que poner 140ml de girasol y 100ml de oliva porque me he quedado sin aceite...- y seguiremos batiendo hasta obtener una mezcla homogénea y ligera.
 
Ahora mezclaremos los ingredientes líquidos con los secos hasta conseguir una masa ligera, seguidamente añadimos la zanahoria, y las nueces y los mezclamos hasta integrarlos en la masa.
Luego debemos esparcir la masa en el molde de silicona (también podéis utilizar dos moldes engrasados de 22 cm cada uno), lo introduciremos en el horno, ya precalentado a 180º y lo dejaremos hacer 50 minutos aproximadamente o hasta que pinchemos y veamos que el palillo sale limpio. Para la opción de dos moldes, el tiempo será de aproximadamente 30min.

Preparación del frosting:
Pondremos en un bol la mantequilla y el queso crema (a temperatura ambiente) y la batiremos con unas varillas hasta conseguir que nos quede casi montado, continuamos añadiéndole los tres tipos de azúcar hasta que nos quede una mezcla uniforme y sin grumos, luego añadimos en varias tandas la nata que habremos montado previamente y la iremos incorporando a la masa de forma suave y con unas varillas.
Cuando el pastel esté hecho, lo dejamos dentro del horno -entreabierto- para que se enfríe lentamente y no baje de golpe. 

A los 30min lo sacamos y lo dejamos enfriar sobre una rejilla. 
Como yo lo he hecho en un único molde, hay que cortarlo por la mitad y rellenarlo con el frosting. Luego pondremos la otra parte encima y cubriremos todo el pastel con más frosting. Como decoración podéis trocear unas cuantas nueces y espolvoreárlas.
Si habéis utilizado dos moldes el procedimiento es el mismo. Cogemos una de las bases, la cubrimos de frosting, ponemos la otra base encima y lo cubrimos todo con frosting. Hecho esto, meteremos el pastel 1 o 2 horas en la nevera para que el frosting coja consistencia. Y ale, ¡a disfrutarla!

Como nos ha sobrado algo de masa hemos aprovechado para hacer 4 cupcakes. Aquí os dejo las fotos pre y post-frosting.  Espero que os gusten.

1 comentario:

  1. Holaa! El caso es que yo venía a ver tu famosa tarta de carrot cake porque alguien que la ha probado me ha dicho que está riquísima y por el aspecto que tiene, y lo que leo sobre la receta, no me cabe la menor duda...
    He comído la que hacen en la National Gallery de Londres, pero no llevaba el frosting. La tuya me parece sencillamente fantástica.
    Me quedo por aquí para seguir cotilleando en tu cocina.
    Saludos!!

    ResponderEliminar