¿De qué hablo en el blog?

miércoles, 14 de agosto de 2013

SCANDAL

Buenos días,

¿Ya estáis preparados para el puente de agosto? ¿o estáis de vacaciones?

Pues que suerte, porque yo ni puente ni vacaciones. Espero que caiga un meteorito sobre la oficina y el viernes no pueda ir a trabajar!!!

Hace varias semanas vi anunciada en Divinity una nueva serie llamada SCANDAL.


Al ver la promo me pareció interesante, y como tengo cero paciencia, pues me bajé las dos temporadas (en VO eh, que hay que practicar inglés!). Y tengo que decir que me vicié enseguida.


La serie está ambientada en la ciudad de Washington, y como podemos deducir, se centra en el mundo de la política, concretamente, en los escándalos políticos.
La protagonista de la serie es Olivia Pope (interpretada por Kerry Washington) una abogada divina de la muerte que tras dejar su puesto como asesora en la Casablanca fundó Pope & Associates, una agencia de “gestión de crisis”.


Para que nos entendamos, se trata de un grupo de abogados (“gladiadores trajeados”) que ni van a juicio ni aplican la ley, lo que hacen es solucionar los diversos problemillas de sus adinerados clientes, evitando así que sus trapos sucios lleguen al gran público y eso hunda sus carreras políticas.

[Qué bien le vendría a nuestros politicuchos tener a Olivia Pope en su vida… ejem ejem…]


En la serie TODOS tienen trapos sucios, y TODOS son malos malísimos. El juego sucio es el modus operandi tanto de los abogados como de los políticos y ahí está la gracia, que nunca sabes quién va a traicionar a quién.

En cada capítulo, Olivia y su equipo se enfrentan a situaciones límite y amenazas de escándalo que tienen que solucionar (ayudar a un millonario cuyo hijo ha sido acusado de violación, trabajar con un dictador para localizar a su familia que ha sido secuestrada, defender a un piloto de avión después de que haya sufrido un accidente…), además de intentar lidiar con la relación amor-odio que Olivia mantiene con el Presidente de los Estados Unidos (Tony Goldwyn, el malo de Ghost pero con unos añitos más).

La serie está bien y mantiene el suspense a lo largo de todos los capítulos. Los modelitos de Olivia son divinos y además hay bastante sexo (eso siempre le da vidilla a una serie!). Lo que me cansó un poco fueron las idas y venidas de Olivia con el Presidente, hacia la mitad de la segunda temporada dan ganas de darles un collejón a los dos; y la imagen de los abogados… ufff, muy realista no es. Pero bueno, al margen de estos pequeños detalles, es una serie entretenida y que seguramente os gustará (en Estados Unidos ha recibido varios premios).


Pues lo dicho, si no sabéis qué serie ver estos días… ¡Os la recomiendo!



2 comentarios:

  1. Qué guapa es Olivia. La verdad es que no tiene malas críticas y te veo entusiasmada, habrá que echarle un vistazo! A ver si saco algo de tiempo con mi enganche a Juego de Tronos y Breaking Bad. Bsitos!

    ResponderEliminar