¿De qué hablo en el blog?

martes, 10 de abril de 2012

Los infieles

¡Qué duro es volver al trabajo! ¿Qué tal estáis llevando, o mejor dicho, sobrellevando la vuelta a la rutina? 

Vale, sólo han sido unos pocos días pero han sido suficientes para que me olvide hasta de la contraseña del PC. Echo de menos mi cama, mis eternos desayunos... Aisss, sólo de pensar las 3.000 cosas que tengo que hacer hoy me estoy poniendo malita.

Bueno, no os voy a hablar de mis penas, sino de la película que vi el domingo pasado: LOS INFIELES, o para aquellos que la vayan a ver en VO, LES INFIDÈLES.



Esta vez mi debilidad por el cine francés me ha llevado a un callejón sin salida. Lié a mi chico, a mi hermano y a su novia para ir a verla... ¿Resultado? Casi me matan. 

LOS INFIELES es una comedia francesa, dirigida por 7 directores, entre ellos los recientemente oscarizados Michel Hazanavicius y Jean Dujardin

La película pretende mostrar la vida de dos cuarentones con un claro síndrome de Peter Pan que se tiran a todo lo que se mueve y pretenden justificarlo. Como idea no me parece mal, pero según mi humilde opinión, los directores deberían haberse decidido por: Opción A:el drama personal y de pareja de los protagonistas llevando al espectador a una profunda reflexión sobre la infidelidad, o escoger la opción B: una comedia sobre dos cuarentones guapitos, muchas mujeres exuberantes, mucho sexo y mucha juerga. 

Pero no, ni lo uno ni lo otro. Han hecho una mezcla extraña e inquietante de ambos géneros y el resultado, pese a que en el film aparece la flor y nata del cine francés, es un bodrio sólo soportable por los 5-6 minutos cómicos de la película. Un pachucheo, vaya.

De todos modos, la culpa no la tiene el film en sí, sino el tráiler. En serio, os animo a ver el tráiler y luego la peli. Y pensaréis: ¿estamos hablando de la misma película? En él sólo se muestran las escenas divertidas y de mayor carga sexual, además se presupone un ritmo rápido y desinhibido. Pues la película, es lenta -MUY LENTA-, reflexiva y rebuscada. Y el final... sin comentarios.

A ver, no es que me haya desagradado por completo. Tengo que reconocer que hay momentos bastante buenos, pero me decepcionó mucho. Quizás es porque estoy malacostumbrada, ya que las últimas películas francesas que he visto me han encantado.

Y un último apunte. ¿Conocéis a Guillaume Canet? Es un francesito adorable que siempre me ha vuelto loca. (Podéis verlo en Juntos nada más, El último vuelo, Sólo una noche...). ¿Qué narices le ha pasado? En la película sale fofo y horrible. Aisss, ¡qué mal!

Pues nada, volved al trabajo. Y si queréis ver la película porque sentís curiosidad, no vayáis al cine. Os la bajáis (por muy ilegal que sea ahora) porque no vale los 8€ que os van a clavar.

Feliz martes...

No hay comentarios:

Publicar un comentario