¿De qué hablo en el blog?

martes, 11 de septiembre de 2012

Destino: Túnez

¡Hola a todos!

¿Qué tal han ido las vacaciones? Yo volví ayer y estoy adaptándome al medio. Mañana vuelta al trabajo. No sé si sobreviviré... Por si no lo hago, quería hablaros un poquito del país en el que he pasado parte de mis vacaciones: TÚNEZ.

Como bien sabréis, Túnez se encuentra en el noroeste de África, entre Argelia y Libia.  Por su situación estratégica, Túnez fue la capital de tres imperios enormes: Cartago, capital de los púnicos, Útica, capital de la África romana, y Kairouan, capital del imperio musulmán de oriente. 

En Túnez de atrasa la hora 1h (por extraño que parezca por su localización), por lo que la hora ideal para empezar la jornada son las 7.30 de la mañana, ya que sobre las 10 hace mucho calor y a las 18.30 ya se pone el sol. 

La moneda de Túnez es el Dinar, que al cambio suele ser 1 Dinar = 0,50 €. 

Decidimos alojarnos en la ciudad de Sousse (Susa) por estar en zona costera y tener una buena situación para luego poder visitar otros lugares.

Sousse se encuentra a unas 2 horas de la capital (4h si hay MUCHO tráfico al salir de Túnez capital, y suele haberlo).  Aquí nos alojamos en el hotel Riadh Palms****. Un buen hotel si lo que buscamos es estar cerquita de la playa (tiene una zona privada) y poder ir a nuestro aire. Eso sí, éramos los únicos españoles de entre los 1.700 huéspedes (franceses, alemanes y rusos) y si no hablas francés o inglés (y dejas propinas a diestro y siniestro) estás perdido. El hotel es un resort con 3 restaurantes, 3 bares, una piscina enorme, discoteca, zona ajardinada en la piscina, y recinto privado con hamacas en la playa. 

Vista del hotel y la playa desde la habitación
Las playas de Sousse son realmente increibles: arena blanca, aguas cristalinas, temperatura correcta, muchos peces... Magníficas, excepto en pleno verano (julio-agosto) que suele haber medusas.

Medina de Sousse
En Sousse os recomiendo visitar la Medina, los zocos, el Ribat (absolutamente imprescindible) y el Museo arqueológico (con unos mosaicos realmente espectaculares). En la mayoría de guías os recomiendan visitar la Gran Mezquita pero no vale la pena, ya que sólo se puede visitar el patio y éste de puede ver perfectamente desde el Ribat. 

Mosaico del Museo Arqueológico de Sousse

La antigua medina encierra una cantidad nada desdeñable de monumentos. Las murallas son impresionantes, con una extensión de 2,25 km y una altura de 8 m, fortificadas con una serie de sólidas torrecillas cuadradas. El ribat, un fuerte cuadrado de dimensiones reducidas, fue construido a finales del siglo VIII d.C. Presenta una atalaya redonda a la que se permite subir y que resulta un excelente mirador sobre la ciudad. La austera Gran Mezquita, con sus torres y su almenada muralla, recuerda más a un fuerte que a una mezquita. El Museo Arqueológico, que ocupa la alcazaba (kasbah) en la esquina suroeste de la medina, muestra varios de los mosaicos más hermosos del país.


Vista de la Gran Mezquita y del centro de la medina de Sousse
Las entradas a los recintos cuestan 5 dinares (2,5€) + 1dinar por "derecho de foto". Es decir, que si queréis hacer fotos y/o os ven con cámara, deberéis pagar este suplemento (merece la pena hacerlo). 

El Ribat de Sousse

Tras varios días de descanso en la playas, y de visita de Sousse, decidimos contratar una excursión de un día a Kairouan y El Jem con Iberojet. La visita que nos costó 74 dinares por persona incluía el transporte en autocar, las visitas a los monumentos de Kairouan y al anfieatro romano de El Jem, y la comida. En un principio pensamos en hacerla por nuestra cuenta ya que desde Sousse sale un tren hacia El Jem, pero tras haber visto cómo son ambos pueblos... os recomiendo que contratéis la excursión, en serio. 

La ciudad de Kairouan fue fundada por los conquistadores árabes en el siglo VII y su gran mezquita y medina atestiguan la importancia que tuvo en un pasado remoto. Ir siete veces a Kairouan equivalen a una visita a la Meca para todo musulmán. 


Reservas de agua de los Aglabíes

El Mausoleo del Barbero en Kairouan

Detalle del interior del Mausoleo del Barbero
Vista de la Gran Mezquita de Kairouan
Interior de la Gran Mezquita de Kairouan

  

El coliseo, construido entre los años 230 y 238 d.C., ha sido utilizado como puesto defensivo en numerosas ocasiones. Sufrió graves desperfectos en el siglo XVII, cuando las tropas de Mohammed Bey abrieron un boquete en el muro occidental para hacer salir a los miembros de la tribu local que se había rebelado contra los impuestos exigidos. La brecha se ensanchó todavía más durante una rebelión en el año 1850, pero, por fortuna, en la actualidad se concede mucha importancia a su conservación y ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Interior del anfiteatro de El Jem

Con una capacidad para 30.000 personas (una cifra que supera al de la población de la ciudad que ronda los 17.000 habitantes), es uno de los monumentos romanos más impresionantes de África. Se puede ascender hasta las gradas superiores y observar la arena, o explorar los dos largos pasadizos subterráneos que en otros tiempos albergaban a gladiadores, animales y condenados.


Anfiteatro de El Jem
Otra de las visitas que realizamos, esta vez por nuestra cuenta, fue a Monastir. Una bonita ciudad costera (o pueblo, más bien) a 24km de Sousse. El viaje lo hicimos en tren cercanías, que allí que llama Metro de Sahel. Por 2 dinares (I/V) y en 35 min te plantas en el centro de Monastir. El metro es altamente recomendable: puntual, barato, seguro y limpio. 

Medina de Monastir
Los atractivos principales de Monastir, además de sus bonitas playas y de su medina, son atractivos son una fortaleza del siglo VIII, un museo islámico; la Gran Mezquita, que data de los siglos IX al XI, y la Mezquita Habib Bourguiba, excelente ejemplo de la moderna arquitectura islámica.


Mezquita de Bourguiba

Mausoleo de Bourguiba

Gran Mezquita de Monastir

Ribat de Monastir

Vista de las playas de Monastir desde el Ribat

Estoy segura de que hay muchísimos rincones interesantes del país que nos quedaron por visitar, como el museo del Bardo, las ruinas de Cartago, los oasis... pero para una visita de 8 días y buscando sobre todo el relax, creo que escogimos perfectamente tanto la localización del alojamiento como las excursiones realizadas. 

Ya por último, sólo me queda recomendaros la visita a este increíble país, tanto por su historia, como por sus monumentos, por sus playas y sobre todo, por su gente. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario