¿De qué hablo en el blog?

jueves, 27 de junio de 2013

FESTÍN DE HIELO Y FUEGO

En primer lugar, cabe decir que en casa somos unos frikis absolutos de la saga Canción de Hielo y Fuego (Juego de Tronos para los menos frikis).

Yo empecé a leerme los libros hace años cuando nadie los conocía, excepto mi amiga “Miss Cucaracha” que es la reina de los friki-libros. La historia, y sobre todo, los personajes me engancharon totalmente y cuando mi pareja me dijo hace un par de años que no los había leído pero que tenía muchas ganas… me fui corriendo a la tienda Gigamesh, salté por encima de 3 o 4 nerds (la emoción del momento no me permitió contarlos) y compré todos los libros que habían salido hasta el momento.


Desde entonces hemos leído los libros, desayunamos cada día en las tazas Stark y Targaryen y por supuesto, vemos la magnífica serie de HBO.

Pero hace un par de meses dimos un paso más y pasamos a una esfera superior de frikismo: NOS COMPRAMOS EL LIBRO DE RECETAS!!!!!


Sísí, existe un libro con las recetas de los banquetes que se celebran en el libro: FESTÍN DE HIELO Y FUEGO, de Cassel LehrerSariann LehrerChelsea Monroe Cassel, con prólogo del autor de la célebre saga.


En este libro aparecen recetas de inspiración medieval y otras más adaptadas a los tiempos modernos pero con el mismo espíritu. En el libro hay recetas de casi todas las regiones: Poniente, Invernalia, Dorne, el Muro… y lo mejor es que al saborearlas te sientes como un verdadero Lannister, un Stark, un cuervo…

Nosotros decidimos hacer un mini banquete medieval para dos personas (vale, en realidad era para 4 personas y luego nos hicimos tuppers para comer en la oficina).

Como entrante preparamos una deliciosa crema de nabos. La elaboración es sencillísima y el sabor increíble. Yo que nunca había probado un nabo (de hecho tenía dudas sobre la forma exacta de este tubérculo) loo encontré delicioso.


Como plato principal hicimos pollo a la miel con una salsa de vinagre, miel, frutos rojos y ciruelas. IN-CRE-I-BLE. El pollo tarda una hora en hacerse al horno pero vale la pena cada minuto.

Y como postre, preparamos un tartaleta de limón y albaricoque con pistachos. La masa por si sola ya estaba buenísima (crujiente y con un ligero toque a limón), pero si encima le añadimos los albaricoques y los pistachos… (vale, y yo le puse un poco de azúcar moreno por encima para darle más dulzor…) tenemos una tarta ideal para tomar acompañada de un té calentito.




Pues nada, si de verdad sois fans de Juego de Tronos… no os conforméis con leer los libros y ver la serie, ¡¡¡¡¡comed como ellos!!!!!

1 comentario:

  1. jajajaja Un libro de cocina!! que locura! Yo también adoro esta increíble saga, sus historias y aventuras me vuelven loca!! Intenté convencer a mi novio que se los leyera y vio lo gordos que eran y me dijo que tururu, él se vicia a la serie. Tengo la edición de lujo de tapa dura, como amo esos libros tenían que estar en perfecto estado para siempre asique forre las cubiertas y los tengo como oro en paño, además que son primeras ediciones su mayoría y cuando vino george a madrid me los firmo (Un día íncreible). Me has dado curiosidad y buscaré alguna receta por ahi, que no me veo tan motivada como para comprarme el libro. Nos leemos!!

    ResponderEliminar